El escándalo de MyCoin en Hong Kong – una lección más

No hay nada –repito: ¡nada!– que se pueda hacer para evitar que un tonto le entregue su dinero...