El Sr. Bitcoin quiere un fork

sr-bitcoinUn amplio consenso finalmente se está gestando en torno a Bitcoin Classic, el cliente que pondrá fin de una vez y para siempre a la adolescencia de Bitcoin. Casi todos los usuarios, ahorristas, inversores, comerciantes, procesadores de pagos y sitios de intercambio han decidido hace ya varios meses dejar atrás a Blockstream, la empresa que aspira a obstaculizar la escalabilidad de Bitcoin para obligarnos a usar sus “soluciones”. Pero… ¿qué hay de los dueños de granjas y pools mineros? Aunque es cierto que, en teoría, su poder de cómputo acabaría desperdiciado si fuera destinado a proteger una cadena de bloques rechazada por la mayoría económica (en otras palabras, que los mineros perderían mucho dinero si quedaran fuera del consenso), es bueno saber que los mineros también han despertado. Con ellos a bordo, la transición no solo será rápida sino también apacible.

Yo solía pensar que los dueños de granjas y pools de minería chinos, quizás debido a cierto condicionamiento cultural, habían confundido a Blockstream con una especie de gobierno a cargo de Bitcoin, y que seguirían aceptando acríticamente los mandatos procedentes de la idiocracia de Blockstream Core hasta los últimos momentos de su inevitable naufragio. Recién entonces –probablemente después del próximo halving, imaginaba yo– descubrirían que el plan de Blockstream siempre había sido enriquecerse a expensas de ellos, y empezarían a usar cualquier cliente que les permitiera crear y aceptar bloques más grandes.

Y bien, resultó que yo estaba equivocado: los mineros chinos ya parecen haber comprendido que seguir sometidos a los dictados de Blockstream equivale a dinamitar el negocio en el que tanto dinero y esfuerzo han invertido. Blockstream está siendo removido ahora mismo, como un tejido necrótico en torno al cual empiezan a revolotear las moscas. Cuando el primer bloque de más de 1MB sea considerado válido, la breve historia de esta compañía pasará a ser señalada como una advertencia para cualquier otra compañía que en el futuro se proponga dominar –en lugar de servir– a los usuarios de Bitcoin.

Veamos quiénes son algunos de los que hasta ahora se han manifestado claramente a favor de que el sistema admita bloques más grandes lo antes posible:

Gavin Andresen (hombre de confianza del creador de Bitcoin, fue designado desarrollador principal del proyecto por el propio Satoshi Nakamoto).

Jeff Garzik (uno de los primeros y más respetados desarrolladores de Bitcoin).

Coinbase (el principal broker de Bitcoin).

Bitpay (el principal procesador de pagos con Bitcoin).

Circle (monedero y broker, es una de las compañías que más dinero de inversores ha recaudado en el mundo Bitcoin).

Bitstamp (uno de los exchanges más grandes y más antiguos del mundo Bitcoin).

BTCC (el primer sitio de intercambio Chino y uno de los pools mineros más grandes).

OKCoin (quizás el sitio de intercambio más grande del mundo).

Blockchain info (el servicio de monedero más utilizado).

Multibit (el primer thin client y uno de los más usados).

Bread Wallet (el primer monedero Bitcoin para iOS).

Andreas Schildbach (el creador del primer cliente Bitcoin para Android, con más de 1 millón de descargas).

Mycelium (uno de los monederos para móviles más populares).

Xapo (proveedor de “caja fuerte” y tarjeta de débito Bitcoin, es la compañía Bitcoin que más dinero ha recaudado).

Granjas y pools mineros: Slush (el pool de minería Bitcoin más antiguo) fue el primero en ofrecer a sus afiliados la posibilidad de apuntar a nodos capaces de aceptar eventualmente bloques de más de 1MB. Hoy, el 95% del poder de cómputo es controlado por granjas y pools mineros favorables a un aumento del tamaño del bloque, aunque F2pool y BTCC, dos pools que hoy representan un 35% del hash rate, preferirían –acaso debido a un Síndrome de Estocolmo persistente– un aumento de dicho límite implementado en Bitcoin Core (algo imposible de acuerdo a los empleados de Blockstream que mantienen este cliente). Sin embargo, habrá que ver en qué porcentaje queda su poder de cómputo bajo la presión de los mineros que hoy usan sus pools pero prefieren apoyar a Bitcoin Classic.

Así que hasta aquí ha llegado la ignominiosa empresa fundada por los pesimistas de Bitcoinlandia. Blockstream ha fracasado en su intento de secuestrar el desarrollo de Bitcoin, y eso es algo digno de celebrarse. No solo porque sus planes hubieran resultado nocivos letales para Bitcoin, sino porque Bitcoin ha demostrado que es capaz de defenderse de este tipo de ataque (la ocupación y corrupción del cliente más utilizado) mediante la descentralización del desarrollo.

¿Y qué hay de los desarrolladores que hoy trabajan para Blockstream? El Sr. Bitcoin tiene un mensaje para ellos:

No estoy “despidiendo a todos los desarrolladores”, porque nunca tuve empleados. Prefiero la flexibilidad de los contratistas independientes. El código ofrecido por algún grupo de desarrolladores es una “oferta” nueva que soy libre de aceptar o rechazar. (Sugerencia para futuros oferentes: estoy cada vez está menos interesado en propuestas que incluyan un límite al tamaño del bloque de 1MB. En el futuro, aquellos que quieran que su trabajo sea aceptado deberían evitarlas).

La entrada El Sr. Bitcoin quiere un fork aparece primero en Bitcoin en Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *