Dos actitudes frente a las regulaciones

actitudes-frente-regulaciones

Frente a iniciativas como las “bitlicencias” y otros intentos de frenar el inexorable avance de Bitcoin, hay dos actitudes posibles:

Una es la actitud reformista. El reformista se involucra con los reguladores para –en el mejor de los casos– intentar limitar el daño que provocan sus intervenciones o –en el peor de los casos– torcer las normas en favor de tal o cual agrupación (a expensas de todas las demás). Su equivalente del siglo XV aceptaba que la Santa Inquisición era una lamentable realidad contra la cual nada podía hacerse, e intentaba persuadir a Torquemada y compañía de que a lo mejor no era buena idea quemar a tantos herejes (o bien que los herejes pertenecían a otras agrupaciones).

La otra es la actitud del exiliado. El exiliado esquiva el daño huyendo de su área de influencia. También reconoce que la violencia legislativa es una triste realidad, pero no intenta moderar sus efectos sino inmunizarse contra ellos. El ejemplo de la empresa española Coinffeine es ilustrativo de esta actitud, según explica su CEO Alberto Gómez:

bitcoin-coinffeineEntre los que critican la ley [de las bitlicencias] y los que la abrazan con la esperanza de que suponga un aumento de confianza entre clientes e inversores, hay algunas empresas que han optado por desmarcarse. Es el caso de Coinffeine, que desarrolla una tecnología que permitirá crear mercados distribuidos en los que se puedan comprar y vender bitcoins, derivados financieros, opciones binarias, contratos por diferencia o acciones, entre otros productos. La legislación de New York obliga a las empresas que ofrecen este tipo de servicios a identificar a sus clientes, pero no afecta a Coinffeine debido a que opera de forma P2P. Nuestro software seguirá siendo legal por el mismo motivo que Bittorrent lo es: a pesar de que puede usarse de forma ilegal para intercambiar ficheros con copyright, su licencia de términos de uso prohíbe utilizarlo en países en los que su uso no es legal. Coinffeine es un software de escritorio que permite intercambiar bitcoins por euros o dólares entre usuarios en una red P2P, del mismo modo que Bittorrent permite intercambiar ficheros entre sus usuarios. Su uso será legal siempre que lo sea el intercambio de bitcoins entre particulares. Hemos aprendido mucho de Internet y del P2P en los últimos años sobre cómo crear negocios globales con garantías legales.

Imagen por cali.org

La entrada Dos actitudes frente a las regulaciones aparece primero en Bitcoin en Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *