Bitcoin no es inflacionario

Fuente: Bitcoinist – Por Daniel Krawisz

En el 2014, el número de bitcoins poseídos aumentó aproximadamente un 11% (alrededor de 1,5 millones de monedas). Los números no se pueden calcular exactamente porque no sabemos cuántos bitcoins se han perdido; todo lo que sabemos es que los bloques se han generado cada algo menos de diez minutos. Pero digamos que es 11%. Una alta tasa de inflación, ¿no es así?

bitcoin-supply

Emisión de bitcoins sobre tiempo

En realidad no. En este artículo argumentaré que el calendario de liberación de bitcoins se comporta de manera muy diferente a la creación de dinero por parte de los bancos centrales, y que no debería, por lo tanto, ponerse en la misma categoría de lo que normalmente consideramos como inflación. Lo correcto sería pensar en los 21 millones de bitcoins como si ya existiesen, sólo que algunos aún no tienen dueño. Así, la Minería Bitcoin no sería en realidad inflación, sino más bien una forma de “apropiación original.

Si hay un territorio deshabitado y sin dueño, aunque sabemos que en algún momento tendrá dueño, poemos valuar la tierra de acuerdo con el futuro que anticipamos, lo que no significa que estamos sobrevaluándola. Por el contrario, una moneda cuyo emisor tenga planes para devaluarla (ya sea mediante la creación de más o por la reducción de sus reservas en oro o dólares), estará sobrevaluada. Si la gente supiera cuáles son los planes del gobierno, se anticiparía a vender, y el precio de la moneda no caería cuando el gobierno lo desee (tras la devaluación). Por lo tanto, la diferencia esencial entre el calendario de liberación de bitcoin y la tasa de inflación de una moneda fiat, como el dólar, es que el ritmo de liberación de bitcoins se conoce con bastante precisión de antemano. Si compro un dólar ahora, no sé con cuántos dólares estará compitiendo en algún momento del futuro, pero cuando compro un bitcoin sí lo sé.

Veamos más concretamente cómo diferentes calendarios de emisión afectan el valor de una moneda. Utilizamos una tasa de interés r, que modela cómo una persona descuenta el futuro en el tiempo. Digamos que hay m unidades de moneda que actualmente son poseídas y nuevas unidades son emitidas a una tasa actual q que cambia de forma exponencial con un exponente b. Esto es más o menos cierto tanto para Bitcoin y como para las monedas fiat como el dólar, excepto que para el bitcoin la tasa es negativa y para el dólar la tasa es positiva.

Emisión de dólares sobre tiempo

Emisión de dólares sobre tiempo

Las futuras monedas se valorarán como una integral del ritmo de liberación, descontando la tasa de interés. Esto no es un modelo perfecto, pero es suficientemente bueno para nuestro propósito. En realidad, sabemos que la gente no tiende a valorar los bienes futuros con precisión de acuerdo cuando hay que tener en cuenta funciones exponenciales, pero hay incentivos que favorecen a quienes aprenden a hacerlo. Por otra parte, también sabemos que la tasa de interés cambia con el tiempo y no es constante. Sin embargo, si estamos interesados en conclusiones cualitativas, estas salvedades no son lo suficientemente importantes como para hacer una diferencia significativa.

Entonces, estimamos el valor de las monedas futuras con la integral de q exp((b – r) t) sobre t, donde t es el tiempo y t = 0 en este momento. La integral va desde t = 0 a t→∞. Esto es: q / (r – b) cuando b < r (o de lo contrario infinito). Así, si b es negativo, como lo es en Bitcoin, entonces el valor de todas las monedas futuras es finito. Por otro lado, si b es mayor que r, tenemos un problema – si las monedas poseídas actualmente tienen algún valor, entonces el valor de todas las monedas futuras sería infinito, ¡y por lo tanto también la capitalización de mercado de la moneda!

Una moneda con un ritmo de emisión con exponencial positivo, como es el caso de las monedas fiat, carece de valor o bien tiene algún valor porque la gente no cree que su ritmo de emisión vaya a ser exponencial. Pero con el fin de beneficiarse sistemáticamente con la devaluación de la moneda, un banco central debe devaluar a tasas similares a lo largo del tiempo, lo que implica un aumento exponencial en el número de unidades monetarias. Sin embargo, una moneda que se sabe que será inflada de forma exponencial no puede tener valor mientras su tasa de inflación sea mayor que la tasa de interés (porque, como vimos antes, si alguna unidad tuviera algún valor, entonces la capitalización de mercado para esa moneda sería infinita). En otras palabras, en el momento en que la población se ha acostumbrado a la idea de un aumento exponencial en el número de unidades monetarias, no queda otra opción más que hiperinflar la moneda hasta su destrucción. Por eso, el banco central debe sorprender continuamente a las personas con el fin de beneficiarse consistentemente inflando la moneda.

inflationprinting-money

Dado que las personas tratan a los bitcoins no minados como algo que existe, es irracional expresar la capitalización de mercado simplemente sumando el valor de las monedas poseídas actualmente. La suma total de las monedas (las 21 millones) debe ser tenida en cuenta. En realidad no es necesario hacer una integral para calcular la capitalización de mercado. Mientras la disminución del ritmo de liberación sea significativamente mayor que la tasa de interés, eso bastará para que tenga sentido tratar tanto a los bitcoins poseídos como a los que no han sido liberados como si tuvieran el mismo valor.

La inflación es una palabra con connotaciones negativas para mucha gente que teme una devaluación de la moneda. Estos temores no están justificados en el caso de Bitcoin. El ritmo de liberación de bitcoins no es inflacionario en el sentido de que tiene un efecto en su precio. Cabe esperar que el mercado se comporte como si ya existiesen los 21 millones de bitcoins, aunque aún haya algunos sin dueño. Por el contrario, cuando un país devalúa su moneda, los que tienen información interna tratan de mantenerlo en secreto el mayor tiempo posible.

Nótese que estoy argumentando a favor de una definición particular de inflación a la luz de las propiedades de Bitcoin. Nunca antes habían existido monedas con una Oferta Monetaria Asintótica Predefinida, por lo que la distinción que deseo hacer nunca antes había sido importante. Un elemento que considero esencial para la inflación – que un emisor central puede aprovecharse de la gente mediante la devaluación de su moneda – está ausente en Bitcoin. Por lo tanto, debemos definir la inflación de manera que incluya el elemento de sorpresa, y así la liberación de bitcoins a un ritmo predefinido no sería una forma de inflación.

Leer texto original, en inglés

La entrada Bitcoin no es inflacionario aparece primero en Bitcoin en Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *